• Gestionamos más de 100.000 contratos de mantenimiento
  • Nota media de 9,5 en Satisfacción de Cliente
  • Atención en un 92% de los casos en la primera llamada
  • Más de 100 gestores y técnicos en plantilla

6 formas de reducir el consumo energético de tu caldera de gas

Cuando el frío se acerca comienzan los preparativos y la revisión de puntos críticos de tu vivienda, a fin de optimizar y reducir el consumo de la caldera a gas. Eso es relevante no sólo para reducir la factura energética sino como método de ahorrar energía y actuar de manera más sostenible.

Te explicamos qué debes hacer para disfrutar de una estancia confortable mientras utilizas la calefacción de una manera más racional y responsable. La eficiencia energética es un asunto que nos concierne a todos y en la medida en que seamos más conscientes mejor usaremos los recursos.

Medidas a tomar para reducir el consumo de la caldera de gas

1. Aísla eficientemente la casa

A través de rendijas, o de puertas y ventanas, el calor interior se puede escapar. Optando por ventanas de aluminio con doble o triple acristalamiento la factura energética se reducirá notablemente. Otra alternativa de bajo coste es el uso de cortinas gruesas y burletes en las rendijas de las mismas.

2. Coloca un termostato

Y si es programable, tanto mejor. El termostato mide la temperatura del espacio y transfiere el dato a la caldera, de modo que ésta pare y arranque de nuevo al pasar cierto tiempo. Ubícalo a cierta altura del piso (1,5 metros) y lejos de corrientes de aire, así será fiable la medición.

3. Evita los picos de temperatura

Esto es muy importante para ahorrar en la factura. Debemos tener en cuenta que la temperatura ideal para el uso de calefacción oscila entre los 19 y los 21°.

No es para nada recomendable programar la temperatura al máximo y luego bajar la temperatura, lo único que eso te garantiza es un incremento en el consumo de hasta un 7% por grado.

4. Aprovecha el día

Es un truco que ayuda a reducir el consumo de la caldera de gas: deja las persianas levantadas durante el día y bájalas por la noche. Así el calor acumulado en ventanas y fachadas se quedará dentro.

5. Calefacción programable

Si trabajas todo el día y llegas a casa por la tarde o en la noche, no tiene sentido mantener la calefacción encendida. Prográmala para que se encienda un rato antes de que llegues, para encontrar la casa confortable.

Si no utilizas alguna habitación con regularidad, mantén cerradas las puertas y no las aclimates para no gastar innecesariamente energía.

6. No tapes los radiadores

Mucha gente piensa que poniendo encima de los radiadores la ropa mojada, ésta se secará más rápido. Lo cierto es que el radiador tapado deberá hacer un esfuerzo para mantener la temperatura, y el consumo energético será mayor.

Contacto
Mándanos el mensaje junto con tus datos y te contestamos lo antes posible.

Puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, así como los derechos de portabilidad y de limitación del tratamiento dispuestos por el RGPD.

Ver política de privacidad.

Nueva app para clientes

Gestiona y accede al matenimiento de tus equipos desde tu smartphone

Saber más

Suscríbete a nuestro newsletter


Please don't insert text in the box below!

Su suscripción se ha realizado correctamente.