Ahorrar energía en tu cocina

La cocina, ese agradable lugar donde casi siempre terminas conversando con el resto de la familia mientras preparas un plato especial o realizas diversas tareas del hogar. Sin embargo, también es sin duda una de las zonas del hogar donde más energía se consume.

Allí se concentra una gran cantidad de los electrodomésticos que utilizas a diario: nevera, lavadora, lavavajillas, horno y más. ¿Cómo ahorrar energía sin sacrificar bienestar?

Existen cambios en algunos hábitos que pueden ayudarte a reducir notablemente el importe en la factura energética. Al mismo tiempo, seguir estas sencillas prácticas contribuirá a ser más sostenible y conservar mejor el medio ambiente.

Todo influye

Desde una serie de hábitos que implican un mejor desempeño de tu nevera, hasta la manera en que cocinas, pasando por la compra adecuada de electrodomésticos. Cuidar de estos aspectos te ayudará a ahorrar energía en ese espacio tan importante que es la cocina.

La colocación de ciertos aparatos, el uso de determinados utensilios o el cambio de conductas arraigadas. Cuando se trata del ahorro energético, todo influye.

Al cocinar

Al cocinar, son muchos los hábitos que puedes adoptar para ahorrar energía. Te mencionamos algunos de los más importantes:

  • Procura siempre usar el fuego apropiado para la cacerola, cazo o sartén que vayas a emplear, de modo que se adapte al tamaño preciso y no tengas que utilizar un fuego grande para una sartén pequeña.
  • Igualmente, no olvides tapar la cazuela al cocinar, así disminuyes la pérdida de calor.
  • Y ya que hablamos de calor, trata siempre de utilizar las ollas y sartenes que tengan fondo plano para que su superficie se mantenga en pleno contacto con la fuente de calor.
  • Para cocciones largas, una manera de no malgastar energía es utilizar una olla a presión.
  • Al usar el horno, lo recomendable es que trates de hornear varias cosas simultáneamente porque el consumo de electricidad en este aparato es bastante elevado.
  • Y algo muy importante: no abras el horno mientras esté trabajando, pues se ha comprobado que cerca del 20% del calor se escapa y la única forma de recuperarlo es con un mayor consumo de energía.

La nevera

Existe un electrodoméstico con un protagonismo especial, especialmente cuando de ahorrar energía se trata. Las neveras están presentes en todas las cocinas, para controlar su consumo existen ciertos hábitos recomendados para su uso.

  • La temperatura debe ser adaptada al clima del entorno. Es decir, cuando en el entorno se encuentre baja, debes aumentarla en tu nevera y cuando comience el calor exterior, te tocará disminuirla. Se dice que entre 3 y 5 grados centígrados es lo adecuado para la nevera, mientras que para el congelador irá bien entre -18 y -15.
  • No introduzcas comida caliente en la nevera porque la harás trabajar extra para enfriarla.
  • No abras con frecuencia la puerta de la nevera. Lo ideal para ahorrar energía es que permanezca cerrada el mayor tiempo posible.

La cocina es el corazón de tu casa y el lugar idóneo para comenzar los mejores hábitos para ahorrar energía.

Contacto
Mándanos el mensaje junto con tus datos y te contestamos lo antes posible.

Puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, así como los derechos de portabilidad y de limitación del tratamiento dispuestos por el RGPD.

Ver política de privacidad.