Debido a esta situación excepcional, todas las empresas de Grup mh hemos adaptado nuestra actividad para seguir ofreciendo el mejor servicio, siempre tomando las medidas sanitarias recomendadas para garantizar la seguridad de nuestros Clientes y trabajadores.

¿Tiene una urgencia? Contáctenos

  • Gestionamos más de 100.000 contratos de mantenimiento
  • Nota media de 9,5 en Satisfacción de Cliente
  • Atención en un 92% de los casos en la primera llamada
  • Más de 100 gestores y técnicos en plantilla

Cuándo debemos purgar los radiadores

Los radiadores funcionan gracias a un circuito de agua que circula en su interior, a través de tuberías que conectan todo el sistema. Para ser eficientes, el agua tiene que circular de manera fluida sin que se produzcan burbujas de aire en el circuito.  Sin embargo, es frecuente que entre algo de aire, lo que impide que el aparato pueda emitir calor de manera homogénea, por eso es necesario saber cuándo purgar radiadores y eliminar ese aire sobrante para que pueda funcionar de forma eficiente.

Cuándo es más conveniente purgar los radiadores

Una de las principales dudas es cuándo purgar los radiadores para disfrutar de un buen funcionamiento de los mismos. Por lo general, la primera vez que los vamos a utilizar, después del verano, es recomendable comprobar todos los radiadores de casa para asegurarse de que se calientan de forma homogénea. Si eso no es así y notamos que desprende un calor desigual, entonces conviene purgarlo. Normalmente hay que hacerlo después de épocas prolongadas de inactividad, o en sitios donde solo se enciende la calefacción de manera puntual, como en las segundas residencias.

Cómo purgar radiadores

El procedimiento es muy sencillo. Solamente hay que tomar un recipiente para recoger agua y un destornillador de punta plana, y girar el tornillo del radiador permitiendo que salga el agua, a la vez que va expulsando el aire contenido. Una vez que el agua comience a fluir sin aire, ya se puede volver a cerrar el tornillo, y pasar a purgar el siguiente radiador. No se recomienda purgar los radiadores en caliente, lo mejor es hacerlo con la calefacción apagada y una vez que el circuito se haya enfriado. Después de purgar todos los radiadores, hay que comprobar que la presión de la caldera se mantenga entre 1 o 1,5 bares de presión, o regularla manualmente si fuese necesario. En este punto conviene tener cuidado y no manipular la caldera más allá de las indicaciones básicas que nos haya dado el profesional para su mantenimiento diario.

Qué pasa si no se purgan los radiadores

¿Para qué se purgan los radiadores? Principalmente para que el agua caliente se distribuya por todo el circuito y fluya sin obstáculos para calentar de forma homogénea toda la superficie del calentador. Si tiene aire y este no se purga, la caldera tendrá que trabajar el doble para dar la misma cantidad de calor, y por lo tanto aumentará el gasto de energía y de dinero. Es recomendable purgar los radiadores cada temporada para mantener su eficiencia en niveles óptimos y evitar consumir más energía de lo necesario. Otro de los síntomas que indican que hay que purgar los radiadores, es que se pueden oír ruidos al iniciar su funcionamiento, como chisporroteos y gorgoteos que pueden ser bastante molestos.

Ahora que ya sabemos cuándo purgar radiadores y cómo hacerlo, ya no hay excusa para no encargarse del mantenimiento más básico del sistema de calefacción del hogar. Eso sí, ante cualquier duda, cambios de presión extraños en la caldera, o pérdidas de agua, lo mejor es contactar con un profesional que le eche un vistazo a la instalación.

Compartir:
Contacto
Mándanos el mensaje junto con tus datos y te contestamos lo antes posible.

    Puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, así como los derechos de portabilidad y de limitación del tratamiento dispuestos por el RGPD.

    Ver política de privacidad.