Debido a esta situación excepcional, todas las empresas de Grup mh hemos adaptado nuestra actividad para seguir ofreciendo el mejor servicio, siempre tomando las medidas sanitarias recomendadas para garantizar la seguridad de nuestros Clientes y trabajadores.

¿Tiene una urgencia? Contáctenos

  • Gestionamos más de 100.000 contratos de mantenimiento
  • Nota media de 9,5 en Satisfacción de Cliente
  • Atención en un 92% de los casos en la primera llamada
  • Más de 100 gestores y técnicos en plantilla

Tipos de calderas domésticas: Todo lo que debes saber

Tipos de calderas domésticas: Todo lo que debes saber

Existen diferentes tipos de calderas domésticas, es decir, aquellas diseñadas para ser usadas en el hogar, cada una con distinto sistema y características propias que tendrá incidencia en su rendimiento. Solo se debe elegir la que más se adapte a las características de la vivienda, las necesidades de sus propietarios, su ubicación geográfica y su presupuesto. Asimismo, es aconsejable contar con apoyo técnico especializado para tomar esta importante decisión.

Las calderas representan un elemento de gran utilidad en los hogares, y se puede decir que se trata de un sistema para obtener calefacción dentro de la casa, generado por un equipo con el apoyo de radiadores para emanar el calor que produce el agua que utiliza. Aunque, es importante mencionar que también hay sistemas que incorporan la función de suministrar agua caliente adicional a la calefacción.

Con el paso de los años, los diferentes tipos de calderas domésticas y sus sistemas han evolucionado y hoy día ofrecen grandes beneficios para quienes las adquieren.

De acuerdo a su uso ¿Cuántos tipos de calderas domésticas existen?

Lo primero que debes conocer es que básicamente y según el uso para el que están diseñadas, hay dos tipos de calderas domésticas:

1.- Las calderas de solo calefacción, que cumplen la función de generar calor a la vivienda.

2.- Las calderas mixtas, que combinan las funciones de calentar el agua de la vivienda y la de generar calor. Convirtiéndose en una estupenda opción de ahorro de dinero y espacio, que permite disfrutar en un solo equipo las dos opciones por la adquisición de este tipo de caldera.

tipos de calderas domesticas

Clasificación de las calderas de acuerdo a la energía que empleen

Según la energía que utilicen, hay diferentes tipos de calderas domésticas de los siguientes tipos:

1.- Calderas a gas natural

Este primer tipo de caldera basa su funcionamiento en la combustión del gas natural en su interior, contiene unos tubos por donde transita el agua y donde se procede a elevar su temperatura hasta pasar a través de un radiador. Este sistema de caldera es considerado de los más populares en el país, por su bajo coste por consumo, la seguridad y comodidad que ofrece y la alta capacidad de generación de calor.

Su instalación requiere de una inversión medianamente alta pero que será compensada con el bajo coste por el consumo mensual.

2.- Calderas a gas propano

En este otro tipo de caldera doméstica, el agua se calienta gracias a la acción combustible del gas propano y, dicho calor, se propaga a través del radiador. Estos sistemas de condensación, tienen la ventaja de contar con un segundo intercambiador de calor, lo que les permite aprovechar el calor de escape y reutilizarlo, lo que significa un importante ahorro de combustible, teniendo impacto en el consumo mensual. Si no se cuenta con acceso a gas natural, este sistema de gas propano será el más adecuado.

Otra de las ventajas que ofrecen las calderas de gas propano, es que este gas se encuentra disponible en todo el país, es altamente resistente a temperaturas muy elevadas, no afecta al medioambiente y resulta económico. A su vez, cabe destacar que su instalación representará una inversión elevada, pero su uso garantiza la recuperación de la inversión en un promedio de 3 o 4 años como máximo.

3.- Calderas de gasoil

Resultan económicas, su precio puede ser algo más alto que las calderas a gas, pero representan un ahorro a largo plazo, ya que son de alto rendimiento, y consumen menos combustible.

Al igual que los otros tipos de calderas, la de gasoil calienta el agua empleando el gasoil como combustible y el agua circula por las tuberías hasta llegar  a los radiadores, los cuales emanarán todo el calor producido.

Las calderas de gasoil garantizan diferentes elementos de seguridad, cuentan con materiales, estructura y sistema diseñado para resistir elevadas temperaturas en comparación con otros tipos de calderas domésticas e incluyen diferentes accesorios orientados a desactivar el sistema ante cualquier riesgo o inconveniente detectado, de tal manera que se apaguen automáticamente ante cualquier eventualidad.

Es una opción muy aceptada para casas grandes, ya que pueden calentar sus espacios de una forma rápida y a un coste bajo.

4.- La caldera eléctrica

Usa energía eléctrica para la generación de calor. Presentan recursos tecnológicos que permiten regular la potencia en la que se utilizará, facilitando la eficiencia energética, así como el ahorro en la facturación, cabe destacar que la electricidad es la energía más cara.

En este tipo de calderas domésticas no se necesita combustión ni se expulsa gas, así que no habrá riesgos de fuga. Es recomendable para lugares en los que no haga demasiado frío.

5.- Calefacción de gas butano

Es muy utilizado en viviendas ubicadas en zonas fueras de la ciudad. Se consigue en bombonas, las cuales pueden ser entregadas en el domicilio o también pueden adquirirse en gasolineras. Su sistema efectúa la combustión del gas a través de un circuito que alimenta de agua caliente los radiadores de la casa.

tipos de calderas domesticas

Clasificación de las calderas de acuerdo a su sistema de funcionamiento

En cuanto al sistema de funcionamiento, los tipos de calderas domésticas se pueden clasificar en:

1.- Calderas de condensación

Son sistemas eficientes, ya que reutilizan la energía proveniente del vapor de agua, reciclándola y aprovechando al máximo ese calor. Son de alto rendimiento y generan mayor energía con menos combustible. Tienen una vida útil más larga y son equipos más económicos.

2.- Calderas estancas

Existen dos tipos de calderas estancas: la convencional y la de condensación. Una caldera estanca convencional, sus quemadores y circuito de combustión están aislados del lugar en el que se encuentra instalada. Solo pueden ser instaladas en bloques de pisos con salida de humos directamente al tejado del edificio.

La caldera estanca de condensación recibe el aire del exterior de la casa y evacúa el humo después de ser condesado en su interior. Genera un flujo de agua que retorna a la caldera por lo que necesita un desagüe debido a su constante evacuación. Usa menor temperatura que la caldera estanca convencional ya que aprovecha el calor de los humos producido en la combustión. Cabe destacar que solo se pueden instalar en viviendas unifamiliares aisladas, no en las adosadas.

3.- Calderas baja emisión de NOx

Este último tipo de calderas domésticas, emiten menos contaminantes y son las que el RITE permite reemplazar en instalaciones ya existentes con salidas a la fachada de los edificios.  NOx se refiere a un grupo de gases denominados óxidos de nitrógeno que en alto volumen resultan contaminantes en la atmósfera, así como ocasionar enfermedades respiratorias.

La normativa vigente permite la extracción de humos directamente a la fachada o a un patio de ventilación interno de la vivienda.

4.- Calderas atmosféricas

Por otro lado, fuera de las calderas domésticas, se encuentran las calderas atmosféricas. Su instalación está prohibida en viviendas. Sólo pueden ser instaladas en salas de calderas con extracción de aire independiente.

Sea cual sea la caldera que elijas, los diferentes tipos de calderas domésticas, es imprescindible que cumplan con las normativas establecidas. Si te queda alguna duda sobre el plan de mantenimiento o los servicios de asistencia de las calderas domésticas, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

Compartir:
Contacto
Mándanos el mensaje junto con tus datos y te contestamos lo antes posible.

    Puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, así como los derechos de portabilidad y de limitación del tratamiento dispuestos por el RGPD.

    Ver política de privacidad.